Enero 2016

Cuentos invitados

 

Una de las cosas más interesantes de Diludia son los cuentos de autores invitados. Recibí la primera colaboración en junio de 2014 y, desde entonces, cada mes he publicado un cuento de un autor colaborador.

En 2016 quiero seguir llenando Diludia de textos invitados, que aportan variedad y vitalidad al blog. Sin embargo, voy a cambiar de modelo: ya no me ceñiré a una colaboración mensual. ¿Por qué? Porque, aunque en la mayoría de ocasiones pedir un cuento para Diludia ha sido un proceso muy natural, otras veces me ha dado la sensación de “perseguir” al autor. Los cuentos invitados responden a un esquema de simbiosis: por un lado mi blog gana en calidad y variedad y, por otro, el escritor invitado gana difusión, lecturas y visitas a su blog personal, web o incluso tienda. Pero el primer domingo de mes que tenía establecido en Diludia para estas publicaciones no tiene por qué encajar con la fecha que más le interese al autor.

Así que ahora el modelo es otro.

En lugar de “el cuento del mes” la sección se llamará “cuentos invitados”.

Además de pedir los datos básicos de nombre del autor, título del cuento y enlaces que desea incluir el autor al pie de la entrada, preguntaré también por la fecha de publicación deseada, si es que hay alguna preferencia.

Seguiré “persiguiendo” autores, pero respondiendo a una llamada más natural y menos condicionada por el calendario.

Tags: 

El laberinto

Portada de "El laberinto"

 

Una de las novedades literarias que he tenido en 2015 ha sido conocer la asociación de librojuegos y ficción interactiva Dédalo. Me hice socio, claro, y ahora soy uno de ellos.

¿Ahora?

Sí, aunque en realidad ya me había hecho socio, de alguna manera, el 27 de octubre de 1990.

Con once añitos redacté mi primer librojuego,“El laberinto”, a la imagen y semejanza de los libros de “Elige tu propia aventura” de los que he hablado ya algunas veces en Diludia.

¿Con qué escribes?

Seguramente vosotros también os sorprendisteis cuando se hizo público que George R. R. Martin, autor de éxito con “Canción de Hielo y Fuego”, escribe en un viejo ordenador que corre nada menos que el veterano sistema operativo MS-DOS y usa el procesador de textos WordStar 4.0.

Era lo que había a principios de los años noventa, cuando empezó a escribir su saga. Seguramente Martin se sienta cómodo con ese equipo tan antiguo, por hábito y quizá también porque muchas de las funcionalidades adicionales de los procesadores de texto modernos tienen más que ver con el trabajo de editor que con el de escritor. Otro punto a favor es la falta de distracciones: se trata de un ordenador dedicado a la escritura, no tiene ni siquiera conexión a internet. Por eso no me parece tan rara la elección de este autor.

Navegando por distintas webs de wloggers, uno rápidamente llega a la conclusión de que los escritores de hoy en día valoran enormemente los entornos sin distracciones que favorecen la concentración, un software dedicado a la creación literaria, monitor y teclado cómodos y, según el caso, la portabilidad. En general, hay ciertas coincidencias con Martin. Realmente algunos comentan que desconectan internet cuando escriben, y no he visto a ninguno que hable de la necesidad de tener un procesador último modelo.

Diludisfera: www.lauragallego.com

Pantallazo de mi ordenador visitando www.lauragallego.com hoy, el día que incluyo esta web en la Diludisfera

Laura Gellego es una de las escritoras de referencia en el panorama actual de las letras.  Es conocida por un buen número de libros, incluido las célebres “Memorias de Idhún” que, con su éxito comercial, demostraron que la fantasía juvenil está realmente viva y que pueden encontrarse grandes obras del género en español, sin tener que acudir siempre a la producción anglosajona. Destacan también sus obras dirigidas a público infantil y puede considerarse prácticamente un caso excepcional: su obra cubre con muy buena nota las tres facetas de calidad, cantidad y éxito comercial, una carambola al alcance de muy pocos.