Mayo 2016

Diludisfera: confesiones de un escritor

Portada de la web de Miguel Ángel Alonso Pulido, visitada hoy mismo

Miguel Ángel Alonso Pulido es escritor y blogger, es decir, un wlogger en toda regla. Hace unas semanas leí y reseñé su libro La cosmonave perdida, pero ya seguía a este autor desde hacía meses a través de su web.

La de Miguel Ángel es, probablemente, una de las webs de autor autopublicado más efectivas que conozco. Contiene información sobre su obra y su biografía literaria que deja muy claro qué obras ha publicado y dónde comprarlas. Además de estas secciones, que se agradece de verdad que sean tan claras, su web contiene un blog: “Confesiones de un escritor”. Y este blog tiene un valor especial. Miguel Ángel nos cuenta en él con todo detalle cómo está desarrollando su carrera de escritor. Su sinceridad hace que algunos artículos resulten ásperos. Si leemos a Miguel Ángel solo de pasada podemos llevarnos la impresión de que es un obsesionado con el control, la productividad, el número de palabras escritas y las cifras de ventas. Pero, en realidad, lo que tenemos delante es un autor al desnudo, sin edulcorar, muy consciente de su trabajo y que además nos ofrece así, gratis y de sopetón, información valiosísima de su experiencia como escritor autopublicado.

X-Men, Metallica y el vals de Orion


Este fin de semana fui al cine a ver X Men: Apocalipsis. Uno siempre espera ver imágenes y bandas sonoras espectaculares en este tipo de películas. Pero esta fue incluso más allá y me sorprendió con una escena en la que atronaba The four horsemen de la banda americana Metallica. La canción no estaba en la película simplemente por temas mediáticos o comerciales, sino que cumplía una función en la ficción: reforzaba los mensajes evidentes de la película con menciones expresas a los cuatro jinetes del apocalipsis, la idea de matar a todo el mundo (típico de superhéroes, desde luego) y la ambientación ochentera -la canción es del álbum Kill'em All, de 1983-.

Casualidad o no, hacía tiempo que me rondaba hablar de Metallica en Diludia. No tanto de la banda en general o del binomio heavy-literatura (que también tiene su aquél), sino por algo muy concreto y particular.