Mapas y mundos

Los mundos inventados suelen contar con su propia geografía. Los mapas son una estupenda herramienta para ubicar la ficción, útil tanto para autores como para lectores, y pueden llegar a posicionarse como uno de los elementos más importantes de una novela o saga. Si queremos ser originales, ¿dónde podemos buscar inspiración para crear nuestros mapas?

Antes de nada, pensemos que todos, absolutamente todos, tenemos una referencia estupenda en los mapas de la Tierra. Muchos mundos de ficción utilizan configuraciones similares y construyen su geografía con un conjunto de continentes y océanos, de muy distintas formas, pero que responden a la lógica de lo que conocemos en nuestro planeta. Esto es cómodo para autores y lectores, ya que se parte de un lenguaje común bien conocido. Podremos ubicar archipiélagos, ríos, lagos, montañas y bosques, tener en cuenta diferentes climas y crear desiertos, junglas y zonas heladas. Un mundo similar a la Tierra nos ofrece un repertorio casi inagotable de accidentes geográficos, climas, flora y fauna sobre la que aplicar la imaginación para crear nuestros mundos inventados.

Ayer sábado me encontré, de forma totalmente inesperada, con un mapa de un mundo fantástico que tuve que fotografiar. Se trata del resultado de la lluvia sobre una mesa redonda situada en una terraza. Con los ojos adecuados, puede verse un mundo sin grandes continentes, pero plagado de islas, y sin mares diferenciados. Un mundo así condicionaría tremendamente la acción que puede desarrollarse en el mismo: el transporte, los viajes, la exploración, las batallas o los reinos o países estarían sujetos a otros factores diferentes de los que conocemos en nuestro planeta de grandes continentes y océanos. Y todo esto nos lo ofrece una simple mesa salpicada de gotas.

Puede que para nuestra ficción convenga un mundo parecido a la Tierra. Pero quizá prefiramos explorar posibilidades diferentes. Mundos subterráneos; mundos muy verticales con diferencias habituales de alturas de decenas de miles de metros entre valles y picos; planetas en los que siempre se ofrece la misma cara al sol, como Mercurio, donde sólo una franja del mismo sea habitable en la frontera entre los extremos  soleado y oculto. Incluso, mirando la mesa mojada, pensé en que las gotas podrían unirse a lo Terminator II, y dar lugar así a un mundo de geografía variable, donde en sólo meses o años se conecten lugares antes aislados.

Ya sea para diseñar continentes de planetas hermanos o para imaginar configuraciones rupturistas, es bueno mantener los ojos bien abiertos a las posibilidades que nos presenta lo cotidiano. Un amigo escritor me contó una vez que él veía mares y continentes en las legumbres en remojo, donde algunas flotan formando tierras.

¿Habéis dibujado alguna vez mapas de vuestro propio mundo? ¿Qué características originales se os han ocurrido? ¿Qué elementos de la vida cotidiana utilizáis para ver geografías?

Comentarios

Imagen de Elena

un método que se me ha ocurrido podría ser por ejemplo cuando se pone a lavar la ropa en el lavabo poner un jersey por ejemplo de color marrón para que nos dé más idea de lo que es la tierra y echar el suavizante típico azul entonces se sumerge en el suavizante el jersey y en lo que queda por encima es la tierra, azul es el mar. Y con una simple fotografía quedaría reflejado una isla. Joseto si quieres te mando una foto de como quedaría el resultado.

Imagen de Joseto Romero

Gracias, Elena. Idea interesante, y con la ventaja de crear efecto en tres dimensiones. Los comentarios no aceptan inclusion de imágenes, pero envíame de todos modos una fotografia cuando lo tengas y veo cómo publicarlo. Saludos!

Imagen de Raúl

Hola,

Hace poco me topé con este generador de mundos: http://donjon.bin.sh/fantasy/world/
Creo que está más pensado para juegos de rol, pero he probando a quitar la rejilla y los accidentes geográficos y, jugando con la semilla y el porentaje de agua, creo da un resultado en el que podría basarse más de una historia de fantasía o ciencia ficción, sobre todo si queremos mundos grandes con acciones dispersas.

De todas formas, aunque usáramos un mapa como estos, o lo diseñáramos a partir de algo que veamos de forma casual o con técnicas como la que comenta Elena (por cierto, muy buena idea), creo que para darle vida y sumergirnos en nuestro nuevo mundo, para que esté vivo, además de meditar sobre las culturas y su relación con el medio deberíamos contemplar muchos paisajes (reales o no) e identificar dónde encajarían. De esta forma incluso unos trozos de cartón esparcidos por el suelo podrían acabar convertidos en una excelente historia.

¡Saludos!

Imagen de Joseto Romero

Muy interesante la web, que además de mapas de mundos genera nombres y escenarios aleatorios para fantasía y ciencia ficción. Perfecta para pasar un buen rato haciendo pruebas, y muy buena herramienta para jugar al rol.
Genial para la fase de inspiración, aunque por supuesto todo el trabajo de crear paisajes, diferentes zonas climáticas, etc, es ya cosa del autor. Creo que voy a seguir jugando un rato más con ella ;)

Imagen de Joseto Romero

Elena, los comentarios permiten ya inserción de imágenes, así como otras funcionalidades como textos de colores, emoticonos, etc. Puedes subir cuando quieras una foto de tu ida de generación de geografías fantásticas Wink

Añadir nuevo comentario