Diluditeca: "Orfeo"

 

Han sido ya varias las ocasiones en las que he hablado en Diludia de “Elige tu propia aventura”. Leí una y otra vez los ejemplares de la serie que iba coleccionando. Recuerdo especial obsesión con “El castillo prohibido”, “El desafío de Robin Hood”, “El reino subterráneo”, “Ovni 54-40” o “Superordenador” y, sobre todo, con “Odisea en el hiperespacio”. Eran libros muy especiales: ser el protagonista y poder tomar decisiones resultaba tremendamente atractivo y diferente de las lecturas habituales. Por aquel entonces (finales de los años 80 y principios de los 90), los librojuegos se circunscribían casi exclusivamente a la literatura infantil y juvenil. Los libros de “Elige tu propia aventura” poseían esa magia que para los niños tienen las cosas que identifican como suyas, aquellas que los mayores ignoran o no entienden. Quizá por eso el vínculo con esta serie era aún más fuerte.

Tanto me gustaron que mis primeros cuentos propios los redacté utilizando un narrador en segunda persona. Tendría diez u once años, recuerdo perfectamente el cuaderno pautado de dos rayas, tamaño A5 y unido con espiral en el que garabateaba con un lapicero palabras repletas de faltas de ortografía. No tardé en crear mi primer librojuego al estilo de “Elige tu propia aventura” un par de años más tarde, esta vez con una máquina de escribir (sí, esos cacharros mecánicos que imprimían letra a letra con un golpe en el folio enroscado al rodillo).

Poco después descubrí los juegos de rol y los librojuegos quedaron anclados a recuerdos de niñez, aunque de tanto en tanto siempre vuelvo a leer alguna aventura aisladamente.

En los últimos meses me he asomado de nuevo a la ficción interactiva, principalmente tras acudir a la edición de 2015 de la Feria del Libro de Londres y, entre otras muchas cosas, descubrí Twine. Desde entonces, casi sin querer, he vuelto a hojear algunos de los libros que conservo de “Elige tu propia aventura”, a informarme sobre Twine y otras alternativas de software para creación de librojuegos y a investigar sobre el estado de este género.

Así descubrí Dédalo.

Dédalo es la asociación española dedicada a librojuegos y ficción interactiva, formada principalmente por fans y autores del género. Fue una enorme alegría descubrir su existencia, porque en un principio temí que los únicos grupos interesantes sobre ficción interactiva se localizaran exclusivamente en el mundo anglosajón, donde se desarrolla de una manera asombrosa y mantiene plena vigencia.

Precisamente una de las tareas de Dédalo como asociación es dar a conocer los librojuegos y la ficción interactiva al mundo hispanohablante, y una de las herramientas que han diseñado con este objetivo son los llamados “microdédalos”.

“Microdédalos” es una serie de librojuegos sencillos de jugar y, lo que para mí supone la mayor genialidad, que ocupan tan sólo una página. Se imprime por ambas caras y se pliega como un folleto. Así de simple. Un formato irresistible y perfecto para llevar a cualquier parte. Además, tiene ese punto artesano de imprimirlo y plegarlo uno mismo que me encanta. Dédalo los ofrece en formato electrónico pdf.

“Orfeo”, de Juan Pablo Fernández del Río, es el primer número de esta serie. Puede descargarse gratis directamente en http://librojuegos.org/microdedalos. La obra nos transporta al maravilloso mundo de la mitología griega y nos pone en la piel del músico Orfeo en su misión de recuperar a su amada Eurídice del Inframundo. Incluso en la brevedad del formato, la ambientación que consigue este librojuego es absolutamente inmersiva. La estructura, tan importante en este tipo de obras, es muy sólida y se agradece el punto de dificultad de la misma: os reto a que os descarguéis “Orfeo” e intentéis llegar a un final satisfactorio en el primer intento. Incluso aunque lo consigáis, os aseguro que querréis volver a jugar una nueva aventura para explorar todas las posibilidades de este Microdédalo; veréis que la mitología vivida desde un punto de vista interactivo tiene un encanto especial.

Estoy muy contento de incluir “Orfeo” en la diluditeca. Es, además, el primer librojuego que añado a esta particular estantería.

 

Imágenes: (1) Mi colección de libros de "Elige tu propia aventura", esta misma foto ya la he enseñado alguna vez antes en Diludia - (2) "Orfeo" desplegado. Fijaos qué chulo queda el formato folleto. Plegado ocupa, como podeis imaginar, solo un tercio - (3) "Orfeo" en mi pose habitual para la diluditeca. Fotografías propias.

Añadir nuevo comentario