La mano del muerto, dedicada

Mi nueva adquisición

Ayer asistí a la presentación del libro La mano del muerto, de Ramón López Rodríguez y publicado por The Black House Editorial. La actividad se enmarcaba en el ámbito de la Semana Gótica de Madrid que, por alguna razón sobrenatural, dura casi un mes y viene a desembocar prácticamente en el Día de Todos los Santos.

Mis amigos Jacobo Feijóo y María Victoria Stange acompañaron al autor en la mesa redonda. Yo, desde el público, había acudido junto a mi también amigo Raúl Yebra, con quien me vengo intercambiado textos desde que éramos adolescentes. Disfruto muchísimo este tipo de eventos, donde tengo la oportunidad de rodearme de compañeros de letras. Conocí ayer a un nuevo escritor, Ramón, de quien me llevé una magnífica impresión… y, por supuesto, su libro firmado. La mano del muerto es ahora un título más en mi biblioteca dedicada. Este año he tenido incorporaciones notables a esta particular colección de libros firmados, Mujeres de Juan José Alcolea, publicado por Lastura, y Andrea y los Masticadores de Eduardo Martínez-Abarca bajo el sello, también, de The Black House. Para mí, esta biblioteca dedicada empieza a ser ya un pequeño gran tesoro, un conjunto de libros singulares con un gran valor.

La organización de presentaciones como esta es todo un regalo. Recuerdo muy bien otras presentaciones como la de El hijo del héroe de Loren Fernández allá por 2004 en algún lugar de Madrid, o la de Las Leyes de la Verdad I de Javier García en la Librería Fábula de Alcorcón. Son un regalo porque conocer al autor, descubrir detalles sobre los procesos de escritura y de documentación, o sobre las motivaciones del autor, es genial; elementos todos que contribuyen a que la lectura futura se disfrute aún más. Sin duda, La mano del muerto tendrá una próxima entrada en la Diluditeca.

Esta entrada es de agradecimiento a las editoriales, autores, espacios culturales y librerías que, además de su actividad habitual, organizan presentaciones de libros, esos actos que, con más o menos público, son siempre mágicos.

Si quieres alimentar o empezar a construir tu propia biblioteca dedicada, ¿qué mejor manera que acudiendo a este tipo de presentaciones?

¿Es o no es genial un libro dedicado por el autor el mismo día que se presenta?

Añadir nuevo comentario