Toolkit de diseño narrativo

Está diciendo ¡ábreme ya!

 

Tenía muchas ganas de probar el toolkit de diseño narrativo que han creado mis amigos de Gamisolution. Lo recibí hace unas semanas, de manos del propio Jacobo, uno de los artífices del invento. La excusa era perfecta para comer juntos, comentar algunos de los pormenores del desarrollo de este producto -del que he sido testigo de excepción- y, por supuesto, desempaquetarlo, abrirlo y curiosear.

 

 Caja de lata, buen tamaño y tacto plastificado. ¡Qué gozada!

 

Se trata de una baraja de naipes. La elección del material del envase, en lata, es todo un acierto. El tamaño generoso de las cartas y su tacto satinado lo hace tremendamente agradable. Pero la verdadera magia está en el contenido, en el uso y en la utilidad de este kit. ¿Para qué vale? ¿Cómo se juega? ¿Qué es eso del diseño narrativo?

Siempre he sentido curiosidad por los procesos creativos. He inventado decenas de historias desde que era tan solo un niño y me han interesado mucho las diferentes mecánicas y formas de crear ficción. Descubrí a Gianni Rodari hace más tiempo del que me gustaría reconocer, a finales de los años 90, y me entusiasmó su enfoque sobre la fantasía, el binomio fantástico como semilla generadora de ideas y tramas y sus numerosas variantes. La Gramática de la fantasía de Rodari, además, me descubrió las funciones de Propp y nunca volví a leer un cuento de hadas de la misma forma. Adopté las metodologías del binomio y sus variantes, las de Propp, y la magnífica versión simplificada de Paola Santagostino expuesta en Cómo escribir un cuento e inventarse cientos, muy práctica para jugar a los cuentos con los niños.

Por eso, cuando Jacobo me habló del viaje del héroe muchos años después, supe que aquello era algo que investigar y trabajar en profundidad.

 Las doce etapas del viaje del héroe de Vogler. El 99% de las películas que has visto o de las historias que has leído se adaptan a este esquema o a alguna de sus variantes.

 

El toolkit de diseño narrativo creado por Gamisolution toma como base las doce etapas del viaje del héroe, esa estructura primigenia común a las mitologías y leyendas de casi todas las culturas humanas habdas y por haber, una estructura que funciona y que lo hace tan bien que se ha convertido en una especie de biblia en las factorías de producción de ficción, desde el despacho de un aspirante a best seller hasta Hollywood. La guerra de las galaxias, El rey León, Cars y un sinfín de éxitos comerciales se adaptan con exactitud casi matemática a este esquema.

He fracasado en mis dos últimos intentos de convertir en novela una premisa y sus ramificaciones en las que llevo trabajando desde hace años. Ahora, gracias al estudio que estoy realizando sobre el viaje del héroe, sus conceptos me están ayudando a identificar y solucionar los escollos que evitaban mi avance con la ficción. En realidad, se trata de ideas de lo más sencillas. Cualquiera que se haya enfrentado a la creación de textos, guiones o ficciones en general identificará con rapidez las claves del viaje del héroe y lo entenderá de una manera tan natural que llega a dar la sensación de conocer todo de antemano. En efecto, para mí la aportación del viaje del héroe ha sido más la visión estructurada que la adquisición de nuevos conceptos.

El toolkit de diseño narrativo creado por Jacobo Feijóo y Juan Pablo Fernández en Gamisolution ayuda a aplicar el viaje del héroe a cualquier narrativa. Es válido para relato, novela, guión o teatro, pero también para diseñar una ponencia, un discurso o una presentación de una empresa o un proyecto. Por eso me parece tan buena la elección de unos logotipos neutros para ilustrar los naipes.

 

 Los distintos tipos de naipes, etapas, arquetipos y rasgos, se diferencian por colores

 

Además de las doce etapas que conforman la base del viaje, la baraja completa ofrece otro tipo de cartas muy útiles para jugar a crear narrativas que funcionen. A las doce etapas se les añaden otras diecinueve, tomadas principalmente de las funciones de Propp, que pueden enriquecer enormemente el flujo de sucesos de nuestra trama. El resto de naipes están más dedicados a los personajes, con diecinueve cartas de arquetipos (los ocho básicos de Vogler y once más de las teorías de Jung) y dieciocho dedicadas a rasgos de carácter. 

El conjunto de naipes invita a experimentar. Estoy diseñando mi propio tapete para disponer las cartas. Su utilización me está resultando útil y también muy divertida. Quizá otros escritores puedan utilizar esta baraja para generar ideas o inventar tramas nuevas. Las posibilidades son múltiples, ha pasado ya a formar parte de mi caja de herramientas literarias y se me antoja un regalo excepcional para aquellos que tengáis un amigo o familiar escritor. ¡Ojalá hubiera contado con este material hace años!

 

Fotografías propias, a modo de "unpacking" de mi toolkit de diseño narrativo

 

Añadir nuevo comentario