Alcorcón

¿Cuántas hojas caen en otoño?

¿Cuántas hojas caen en otoño? Este año, exactamente veinte.

El pasado miércoles 25 de noviembre presentamos el número 20 de La Hoja Azul en Blanco, la revista literaria de Verbo Azul. Ya sabéis lo importante que es esta revista para mí, y un número tan redondo hace que sea aún más especial.

Celebramos el acto en el teatro del Centro Cultrual Viñagrande de Alcorcón, el mismo escenario en el que presentamos el anterior número, La Hoja 19, el pasado 15 de enero. Me senté exactamente en la misma butaca que entonces. No sé por qué esa extraña fidelidad a una butaca, pero me parecía el mejor sitio para disfrutar del recital, de los cuentos, poemas y canciones de mis amigos de Verbo Azul.

Aquí tenéis mi brazo

 

Aquí tenéis mi brazo
que no conquista tierras,
que no sujeta bridas,
que no acompaña gritos de combate;
mi brazo que no sabe de plegarias
ni busca recompensa en otra vida.
Aquí tenéis mi brazo generoso
desnudo de estandartes,
mi brazo a piel abierta voluntario
dispuesto a compartir toda su sangre.

Este poema es de 2004, un año que como sociedad vivimos a media asta. Pertenece al libro "El pueblo de Alcorcón en memoria de las víctimas del atentado terrorista perpetrado el 11 de marzo de 2004 en las estaciones de Atocha, El Pozo del Tío Raimundo y Santa Eugenia de Madrid". Muchos fuimos invitados entonces a contribuir con un poema para este libro homenaje: niños, alumnos de distintos colegios de Alcorcón, y poetas. El miércoles de esta semana se ha cumplido un nuevo aniversario de aquel horrible día, once años hace ya, y quería traer a Diludia este poema a modo de recuerdo.

Para mí fue muy importante haber sido considerado entonces como escritor alcorconero, alguien con quien contar para ocasiones de este tipo. Me tomé muy en serio la tarea: ser poeta de Alcorcón equivalía de alguna manera a ser un embajador de esta ciudad, un representante. Quería construir un texto que estuviera a la altura de mis vecinos, especialmente tratándose de un tema tan transcendental como los atentados terroristas.

Writing-of

En el mundo del cine son habituales los making-of, documentales que muestran lo que ocurre tras las cámaras y describen cómo se hizo una determinada película. El concepto aplica también a las series de televisión. Sin embargo, no es algo que se use en absoluto para literatura. ¿Por qué no iba a tener una novela su propio documental acerca de cómo se hizo? Propongo en este post acuñar y popularizar el concepto de writing-of para novelas, análogo al making-of de las películas.

En 2001 publiqué mi primera obra con la asociación literaria Verbo Azul, en la colección llamada "Cuadernillos de Alcorcón". Se trataba de un relato corto, "Linda Pituitaria", que contenía, además del cuento en sí mismo, una sección adicional que llamé "desnudando a Linda". En esta sección expliqué, con todo detalle, el proceso de creación del cuento. Aquel cuadernillo me valió un premio a la creatividad y, sobre todo, la satisfacción de haber publicado algo original, de haber creado de manera absolutamente consciente una obra que incluía un relato y su correspondiente cómo se hizo.

"Desnudando a Linda" era un texto incluso más largo que el propio cuento de "Linda Pituitaria": alrededor de mil cuatrocientas palabras de documental frente a unas mil de cuento principal. Pero no me importó en absoluto este desequilibrio porque estaba convencido de que el anexo innovador era verdaderamente interesante para el lector. La sección "Desnudando a Linda" comenzaba así: